La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

EL SEGUIMITécnica de Meditación - Clínica FISSIOSENTO DE LA RESPIRACIÓN

La técnica de meditación que vamos a explorar aquí se llama anapanasati

  • Sati: tomar en cuenta, tener presente, estar consciente de, que sugiere observación, seguimiento
  • Pana: respiración
  • Anapana: exhalación y inhalación

Es decir, “Seguimiento de la Respiración”.

Por medio de esta técnica aumentamos nuestra capacidad de atención consciente, capacidad de continuidad e integración psíquica y energética.  

¿Cómo practicarlo?

Comenzaremos por sentarnos cómodamente buscando una postura que podamos mantener durante 20 o 30 minutos.

Podemos usar cojines o un banco de meditación; sentarnos con las piernas cruzadas repartiendo el peso del cuerpo entre el asiento y las piernas y tratando de encontrar la altura adecuada del asiento para una correcta inclinación de la pelvis y una columna vertebral recta.

Si meditamos sentados en una silla deberemos calzar las patas traseras para que la silla quede ligeramente inclinada.

  • Hombros relajados.
  • Manos apoyadas sobre muslos o  regazo usando,si es necesario, un pequeño almohadón.
  • Cabeza equilibrada con la columna
  • Barbilla apuntando suavemente hacia el pecho.

Una vez bien sentados comenzaremos por poner la atención en nuestro cuerpo realizando un pequeño ejercicio de relajación, podemos recorrer el cuerpo desde los pies hasta el cabello tratando de sentirlo y enviando un mensaje mental de relax.

Observaremos nuestra respiración, prestando atención a diafragma, pecho garganta y nariz. Una vez captadas algunas de las sensaciones nos haremos más conscientes de ella. Esta práctica se divide en 4 etapas:

Primera etapa:

Observamos el proceso respiratorio desde que el aire entra por las fosas nasales hasta que llega a los pulmones.Prestamos especial atención a sensaciones, ritmo, músculos que intervienen en el proceso, diferencia entre  inhalar y  exhalar… Cuando nos sentimos listos comenzamos a contar después de cada exhalación diez respiraciones y después volvemos a empezar. Así durante 5 minutos.

Segunda etapa:

Seguimos contando las respiraciones en ciclos de diez pero ahora antes de cada inhalación. También durante 5 minutos.

Tercera etapa:

Dejamos de contar, tratando de mantener la atención consciente en todo el proceso respiratorio durante otros 5 minutos.

Cuarta etapa:

Enfocamos nuestra atención en la zona de las fosas nasales y labio superior, buscamos ahí la sensación que se produce al entrar en contacto el aire con esa zona del cuerpo, tal vez un cosquilleo, un contraste de temperatura. Localizamos esta sensación y nos enfocamos tanto como podamos en ella. Durante 5 minutos.

Finalización del Proceso

Antes de terminar y levantarnos, debemos analizar esta experiencia y preguntarnos:

  • ¿Qué tipo de distracciones hemos sufrido?
  • ¿Qué etapa nos ha gustado más?
  • ¿Qué ha pasado en general en estos 20 minutos?

Consejos

Lo más probable es que surjan distracciones: pensamientos, molestias físicas, falta de energía, ansiedad. El modo de tratar con estos obstáculos es muy sencillo, al menos durante los primeros meses bastará con repetir esta práctica varias veces, con paciencia y armonía.

Debemos tratar de disfrutar del hecho de estar sentados, tranquilos, observando ese proceso tan ligado a la existencia que es la respiración.

Conclusión

Después de haber meditado sentiremos nuestra mente más ligera, estaremos más relajados y despiertos, sosegados y positivos y percibiremos el entorno con más viveza.

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?