La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

TRATAMIENTO DE PUNTOS GATILLO MIOFASCIALES MEDIANTE TÉCNICA INVASIVA "PUNCIÓN SECA"

¿Qué es un punto gatillo miofascial (PGM)?
Un punto gatillo miofascial (PGM), es una zona de contractura situada dentro de una banda tensa muscular. El punto resulta doloroso a la compresión, puede evocar un dolor referido característico de dicho músculo.

Identificación y descripción del procedimiento

La técnica consiste en identificar mediante palpación los puntos dolorosos o no dolorosos implicados en su problema, y punzar los mismos utilizando una aguja de acupuntura, con la que, previa asepsia cutánea de la zona a tratar,  se incide directamente el punto gatillo miofascial (PGM), realizando varios abordajes sobre éste sin llegar a extraer la aguja.

La técnica en cuestión es realizada por un Fisioterapeuta que ha sido formado para poder aplicarla con plenas garantías, y que dispone de la titulación correspondiente que lo acredita. La técnica suele realizarse con mayor frecuencia al principio y posteriormente se va espaciando en el tiempo.

Se establecerá una pauta de una sesión semanal durante  un máximo de 5 sesiones. Si tras la tercera sesión no se alcanza ninguna mejoría, el tratamiento se suspendería, y se establecerían como alternativa al mismo, pautas de fisioterapia de tipo conservador.

Objetivo del mismo

El objetivo principal  de esta técnica es acabar con aquellos problemas ocasionados por patologías de tipo agudo o crónico derivados de los  puntos gatillo miofasciales (PGM). Mediante la punción se pretende conseguir su inactivación, es decir, el cese de la excitabilidad de los puntos gatillo que provoca dolor y limita el movimiento.

Beneficios que se pueden alcanzar

Alivio del dolor, que suele ser en general temporal y de duración variable. El alivio puede durar algunos días, normalmente algunas semanas, a veces incluso meses. Interesa aprovechar ese periodo de mejoría para realizar ejercicios que retrasen o eviten recaídas. En algunos casos no resulta eficaz.

Alternativas razonables al procedimiento

Las otras alternativas se realizan en los servicios de fisioterapia, y consisten en aplicar diferentes técnicas: masajes, estiramientos, VNM – RPG. No tienen porqué ser independientes de la punción, sino que pueden combinarse. Otra opción sería tomar fármacos analgésicos y relajantes musculares (bajo prescripción médica), que también se pueden asociar a la punción.

Consecuencias previsibles de su realización o de su no realización

Si se realizase el tratamiento se conseguiría en general alivio del dolor y mejor tolerancia al ejercicio físico.

Si no se realizase el tratamiento habría una continuidad del cuadro doloroso, evolución a la cronicidad con mayor facilidad, posibilidad de aumento del área dolorosa al extenderse a otros músculos. Por otra parte, si el dolor es moderado, lleva poco tiempo de evolución o mejora con la medicación u otras técnicas, no suele ser necesario practicar las punciones.

Riesgos, efectos secundarios o complicaciones

Los riesgos son limitados, la probabilidad de que se produzcan es escasa y resultan en su mayoría evitables si se toman las precauciones pertinentes: neumotórax en el caso de punción de la zona torácica, lesión nerviosa, síncope vasovagal (sudor frío, temblor, calor, mareo, desvanecimiento), hematoma local. En cuanto a las complicaciones, se podrían destacar: dermatitis de contacto, espasmo muscular o dolor post-punción. En la mayoría de los casos no existe ningún riesgo significativo.

Contraindicaciones

  • Miedo insuperable a las agujas.
  • Pacientes en tratamiento con anticoagulantes.
  • Pacientes con enfermedades tiroideas o mixedema.
  • Pacientes inmunodeprimidos, inmunodepresivos, linfadenectomizados, con hipotiroidismo y con fibromiálgia.
  • Pacientes diagnosticados de cáncer o en tratamiento.
  • Pacientes con herida o cicatriz, enfermedades dérmicas como psoriasis o infecciones, máculas, o tatuajes.
  • Pacientes con problemas de alergia a los metales (especialmente al níquel).
  • Pacientes embarazadas, especialmente durante los primeros 3 meses del embarazo.
  • Pacientes menores de edad.

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?